+54 341 4941385 | Carcarañá, Santa Fe, Argentina.

La madera laminada encolada y el medio ambiente

El medio ambiente no reconoce fronteras, pero si tiene particularidades en cada país, de acuerdo con las conductas de los Estados, y en el caso que nos interesa, en el uso de tecnologías y materiales de construcción.

En el caso de Francia, país al que normalmente no asociamos ni con madera en la construcción, ni bosques implantados, también se da esta preocupación de asociar, el uso de uno u otro recurso de la naturaleza y su consecuencia en la calidad del medio ambiente.


Del impacto ambiental de los materiales de construcción deviene progresivamente un criterio de elección con la misma o mayor importancia que el precio, la calidad, y hace a la toma de conciencia general para la preservación de nuestro planeta.

La fotosíntesis, actividad específica de los vegetales, asegura la transformación de la energía luminosa en energía química y por la vía de la reducción del CO 2, el crecimiento y el desarrollo de las especies forestales.

La madera laminada encolada constituye más del 99 % de la madera resinosa proveniente de los bosques cultivados, contribuyendo a la preservación del medio ambiente, en particular acumulando de manera perenne el carbono, sustrayéndolo a la atmósfera.

Las ventajas ambiéntales de la madera
La reducción del EFECTO INVERNADERO por la acumulación del CO2

La función de los bosques implantados

La extracción racional de la madera de obra en los bosques implantados regenera los recursos forestales, dándole el soporte económico de la inversión necesaria.


La producción de un kilogramo de madera en el seno de un bosque en pleno crecimiento permite absorber  1.467 Kg del gas carbónico de la atmósfera y produce  1.067 Kg. del oxigeno necesario para la vida.

Fuente “Consejo canadiense de la madera”.

En Francia la fijación anual de carbono por la forestación es de aproximadamente 7 millones de toneladas, esto es el  7 % de las emisiones francesas de gas carbónico originado en la combustión de energías fósiles (carbón, gas, petróleo).

Fuente ‘‘Los Bosques y los hombres’’ Edición Explora.

La construcción

La transformación y la puesta en obra de la Madera maciza en una columna de estructura de sección 10 x 30 centímetros, consume solamente 6 Kg. de CO2 sabiendo que esta columna acumula alrededor de 101 Kg.

La fabricación de una columna de acero estructuralmente equivalente, consume 76 Kg. de CO2 y en las mismas condiciones una columna de hormigón armado 101 Kg.

Fuente ‘‘los ensamblajes en la construcción en madera” CTBA – elaboración propia. El conjunto de las construcciones en Madera laminada encolada en Francia, permite acumular anualmente alrededor  36000 toneladas de carbón.

La construcción en trama de madera en Francia permite acumular anualmente 7.500 toneladas de carbón.

Es importante tener en claro un par de cuestiones.

Nos estamos refiriendo a un país como Francia, donde existe un fuerte incremento del uso de la madera en la construcción, propulsada por el gobierno como una política de estado, pero no es una nación con imagen de país “maderero como podrían ser los países de la península escandinava, o Estados Unidos, Canadá. Etc.


Otro punto importante es que el término “madera laminada encolada” no debe traer la imagen exclusiva de grandes estructuras con piezas curvas, sino que tiende a ser la “madera maciza” de nuestros tiempos.

Nuestro, “clear”, ahora cada vez más común,  es eso “madera laminada encolada”.

La madera constituye el único material de construcción disponible hoy en día, originado en un recurso natural renovable, y creciente en sus reservas netas.

Cuanto más se utiliza la madera en la construcción, mayores superficies de bosques tienen los países. Áreas forestales cubierta de jóvenes ejemplares en el período de mayor actividad biológica, y por lo tanto de mayor fijación de carbón.

Cuando nos referimos al uso de la madera en la construcción, no lo hacemos respecto de los bosques nativos, que deben mantenerse, o al menos tener un manejo silvícola. Los bosques nativos son grandes reservorios de la biodiversidad, un patrimonio tan importante como el oxigeno y el agua.

Madera para construcción quiere decir bosques implantados. Una acción de culturización, como sembrar trigo, renovada y repetida todos los años.

El recurso forestal creciente

En el caso de Francia, el relevamiento de la madera resinosa necesaria para el aprovisionamiento de las industrias de la madera, es inferior al crecimiento anual de los recursos forestales.

Este aprovechamiento representa el 36 % del crecimiento medio y origina hoy en día reservas excedentarias del orden de los  22 millones de metros cúbicos por año.

El crecimiento biológico de las resinosas es de 34.6 de millones de metros cúbicos por año.

Recordemos que estamos el caso de un país como Francia., al cual en principio no le asignamos una función forestal significativa. Con la sexta parte de la superficie de la Argentina, y crecimientos anuales mucho más lentos que en nuestro país.

Si eso se afirma y ocurre en Francia que no podría ocurrir, con buenas políticas de estado, en la Argentina.

La renovación por reimplantación

El ritmo anual de las plantaciones de resinosas es en Francia de alrededor de 20.000 hectáreas por año. En el año 1995 se elevaba a  23254 hectáreas. (dato estadístico del texto de la fuente). Esta cuantía ha seguido en incremento.

El crecimiento de las superficies plantadas en resinosas se traduce en un incremento de su potencial de producción anual de alrededor de 10 millones de metros cúbicos,  hasta el año 2010, en relación con la situación del año 1992.

Economía de la energía

El material madera requiere una débil energía para su producción y transporte. Las buenas propiedades de aislamiento térmico contribuyen a la reducción del consumo de energía global.

Es válido que en la actualidad algunos materiales, cuya función exclusiva es la aislación térmica, poseen valores de conductibilidad térmica sensiblemente menores, pero solo son capaces de cumplir esta función.

Esto entraña en forma evidente una reducción de los requerimientos de energías fósiles, atenuando de esta forma la polución del aire y del agua, y por consiguiente la reducción del impacto en el efecto invernadero. Suma a la fijación del carbono, la reducción de la producción del mismo por su eficacia en la producción y el uso del material en los edificios.

El costo energético de la transformación del árbol en madera de uso estructural es menor frente a los otros materiales usuales en la construcción.

Materiales: energía necesaria para la producción de una tonelada de material (en megajoules)

MADERA   1

hormigón   4

acero   60

aluminio   250

No olvidar que estamos hablando de toneladas, y que para hacer un metro cúbico de envolvente del edificio, con una tonelada de hormigón, materializo 0.4 de metro cúbico de construcción, y con una tonelada de madera se concreta 1,7 de metros cúbicos de construcción.

Esto implica que la relación de consumo de energía en práctica, entre hormigón y la madera, no es el valor CUATRO (4), de por sí elevado, sino de  DIECISÉIS (16), ALGO ASÍ COMO DECIR QUE EL HORMIGÓN CONSUME, A IGUAL VOLUMEN EDILICIO, UN MIL SEISCIENTOS MAS QUE LA MADERA (1660 %).

Fuente ‘‘Les assemblages dans la construction bois’’ CTBA – elaboración propia.

Las buenas propiedades de aislación térmica.

En la actualidad ponderar en exceso este buen comportamiento de la madera como aislante térmico, puede quedar demeritado frente a los plásticos expandidos y la “lana de vidrio”, pero como afirmamos en un parágrafo anterior, estos material solo cumplen esta función.

Coeficientes de conducción térmica

El valor de lambda expresado en W/m °C

Madera resinosa  0.12

Hormigón   1.75

Acero   50

Mampostería    0.70


Cómo suelen decir los vendedores ambulantes, Y COMO SI ESTO FUERA POCO!! UN MATERIAL QUE POSEE DIVERSOS POTENCIALES

Reutilización, reciclaje y valorización energética.

El poder calorífico de la madera como combustible es de 4000 a 4500 kilocalorías, correspondiendo alrededor de la mitad de un muy buen carbón, o similar relación de un litro de combustibles derivados del petróleo, o medio metro (1/2) cúbico del gas natural.

Tal es esta, también virtud de la madera, es un combustible originado en un recurso natural renovable. Y aclaremos esto nada tiene que ver con el prejuicio del comportamiento del material en un caso de incendio.

La Bioenergía, es en Europa una de las energías alternativas en mayor grado de desarrollo frente a la eólica, la solar, la hidráulica.

LA DEFORESTACIÓN DE LOS BOSQUES TROPICALES

El noventa por ciento (90 %) de la madera utilizada en Francia para la fabricación de la madera laminada encolada  ES OBTENIDA EN BOSQUES CULTIVADO EUROPEOS..

Las especies de latifoliadas de Francia o tropicales, cuando son cultivadas pueden igualmente ser utilizadas.

La gestión del impacto ambiental de las colas

Los desechos originados por la elaboración de las colas sintéticas utilizadas para la fabricación de la madera laminada encolada.

Los deshechos originados por la cola (aguas de lavaje, restos de cola no polimerizada) pueden actualmente ser tratadas por decantación, procesos químicos, incineración, tratamiento biológico etc.

Por todo ello el impacto ambiental puede ser gestionado, para su eliminación o la reducción significativa el mismo.

El desprendimiento de los gases nocivos en la combustión de los desechos de madera laminada encolada es inferior a los límites autorizados por la comunidad económica Europea.

¡PODEROSA LA MADERA!

 

 


Conozca nuestras
líneas de productos

PARTNERS ESTRATÉGICOS

Suscribite a nuestro Newsletter

y recibí las últimas novedades en tu email