| Carcarañá, Santa Fe, Argentina.

Norma IRAM 9660. Madera Laminada Encolada

Si bien quien más, quien menos, conoce el instituto Argentino de Normalización y Certificación de Material, el IRAM, (algo como decirle “pepe”), parece adecuado recordar el perfil de esta importante institución, no siempre considerada como parte de nuestra  vida cotidiana.

IRAM – Instituto Argentino de Normalización y Certificación – es una asociación civil sin fines de lucro, que fue fundada en el año 1935 por representantes de los diversos sectores de la economía, del gobierno, y de las instituciones científico- técnicas.

Los impulsaba el interés de que nuestro país contara con una institución técnica, independiente y representativa, una organización idónea para desarrollar las normas que requería una nación en pleno crecimiento.

IRAM está reconocido como Organismo Nacional de Normalización por sucesivas legislaciones nacionales. En el año 1994 fue ratificado en su función por el Decreto PEN Nº 1474/94, en el marco del Sistema Nacional de Normas, Calidad y Certificación.

Las normas IRAM tienen como objetivo asegurar la calidad de los productos que consumimos en nuestra vida cotidiana, que hacen a la remanida y correcta frase “seguridad e higiene”.

La norma tiene de hecho un objetivo, no diríamos oculto, pero no parece expreso:

Diferenciar “tablas pegadas” de madera laminada encolada

Esta norma, aprobada en 2006, plantea dos partes principales referidas a:

Clases de resistencia y requisitos de fabricación y de control

Métodos de ensayo

En otras palabras, busca establecer una serie de requisitos, básicamente  durante el proceso de fabricación de las piezas de madera laminada encolada, que garanticen su calidad y comportamiento para su empleo en estructuras.

Para esto establece una serie de condiciones que incluyen la calidad de la madera, el tipo de adhesivo y los procesos de laminación y encolado, como así también una serie de ensayos y controles de calidad que el fabricante debe desarrollar para obtener la certificación de esta norma.

También establece, como dato informativo, los valores de resistencia y módulo de elasticidad.

Clasificaciones:

IRAM clasifica las maderas laminadas encoladas  estructurales (MLE) en dos grupos:

-Grado 1

-Grado 2

Para cada una de estas dos clasificaciones enumera sus características estructurales para tres tipos de madera:

-Pino tadea o  elloiti

-Pino Parana

-Eucaliptus grandis

También establece los espesores máximos que deben tener cada una de las tablas que conformaran una pieza como así también el contenido de humedad al momento de realizar el encolado.

Otras clasificaciones:

De acuerdo a su aspecto. Esta clasificación de tipo visual presenta tres categorías en función de su imagen estética, comenzando por:

-Clase arquitectónica

-Clase Comercial

-Clase industrial

También hace una división en función del sitio en donde serán empleadas, indicando los contenidos de humedad que la madera debe tener para su fabricación.

-Uso exterior

-Uso interior

Una de las indicaciones que hace la norma es que la madera empleada para la confección de una determinada pieza (dentro de las especies antes mencionadas) no debe tener tratamiento de impregnación por vació presión ni antes ni después del encolado.

Como hacíamos referencia al principio, se establecen una serie de requisitos que abarcan todo el proceso de producción.

Entre ellos el encolado.

Las colas también se dividen en dos grupos en función de su uso al interior o al exterior.

Otro tema importante mencionado en la norma son las condiciones que deben reunir los establecimientos donde se realiza la fabricación dela MLE.

Entre estas condiciones podemos mencionar como destacada la exigencias de temperaturas (no menor a 15  grados centígrados) de los locales de producción como así también el contenido de humedad relativa (entre el 40% y  el 75%)

Las uniones en los extremos:

Deben emplearse uniones dentadas claramente definidas.

Otro punto significativo en el proceso de producción dela MLEes el prensado una vez encoladas las piezas estableciendo presiones mínimas y características de las  prensas a emplearse como así también la distribución de las mismas a lo largo de las piezas.

Una viga de MLE que cumple con los requerimientos dispuestos en esta norma y que adquiere su certificación debe poseer un rotulado y embalaje. Debe contar con los siguientes datos que permitan su identificación:

  • Identificación del material.
  • Marca comercial o identificación del establecimiento que la fabrico.
  • Mención a la norma IRAM.
  • Especie de madera empleada.
  • Grado de resistencia.
  • Uso interior o exterior.
  • Clase según su aspecto.
  • Número de lote o partida.

Control de calidad por parte del fabricante.

El fabricante debe realizar una serie de controles no solo en la línea de producción sino también del producto terminado.

Uno de los ensayos indicados por la norma es el de flexión donde una pieza de MLE es ensayada sometiéndola a una carga por flexión hasta hacer colapsar la misma.


Conozca nuestras
líneas de productos

PARTNERS ESTRATÉGICOS

Suscribite a nuestro Newsletter

y recibí las últimas novedades en tu email